Guadalajara, más chula que un ocho.

En Rúxticas desarrollamos todas nuestra actividad en la bella provincia de Guadalajara. Abarcamos todos los pueblos y comarcas de la provincia.

Trabajamos en una provincia con unos entornos naturales y unas tradiciones que la hacen muy atractiva para ese tipo de gente que sobre todo, quiere disfrutar de la vida.

Sus Comarcas.

 La Alcarria.

La Alcarria ofrece atractivos parajes naturales como la Vega del Tajuña, la Sierra de Altomira, el espectacular meandro del Tajo en Zorita de los Canes o las bellas panorámicas del embalse de Entrepeñas o el Lago de Bolarque. La Alcarria con un rico e inolvidable pasado histórico como Torija, Brihuega, Cifuentes, Hita, Jadraque, Pastrana, Zorita de los Canes o Albalate de Zorita, y otras muchas más.

 La Campiña.

Se caracteriza por ser una zona de anchas terrazas fluviales que conforman ricas campiñas en las que se cultivan cereales, hortalizas y frutales. Sus principales poblaciones son Marchamalo, Cabanillas del Campo, Alovera, Azuqueca de Henares, Yunquera de Henares, Fontanar, Humanes, Uceda y El Casar, espectacular mirador de la sierra madrileña.

 Las Serranías.

Una parte de esta amplia comarca está ocupada por el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Su accidentado relieve está configurado por un conjunto montañoso que incluye diversas sierras y macizos, como el macizo del Pico del Lobo-Cebollera, la Sierra de la Tejera Negra (La Buitrera), la Sierra de Alto Rey, y la Sierra del Ocejón. En este marco se encuentran las tres cumbres de mayor altitud de Castilla-La Mancha: el Pico del Lobo (2.273 m), el Cerrón (2.199 m) y la Peña Cebollera Vieja o Tres provincias (2.129 m). Las Serranías encierran igualmente uno de los mayores tesoros de la biodiversidad de Castilla-La Mancha, como es el Hayedo de Tejera Negra. Formando parte de las estribaciones más occidentales del Sistema Ibérico se encuentra el Parque Natural del Barranco del río Dulce (8.348 has.), próximo a la monumental ciudad de Sigüenza. Como puerta de entrada a las Serranías, ocupa también un lugar preferente la villa ducal de Cogolludo, con su bello palacio renacentista del siglo XV.

Pero las Serranías de Guadalajara se extienden también hacia el sur de la provincia alcanzando la margen derecha del río Tajo, y por ende parte del Parque Natural del Alto Tajo , con el curso aún bravo del río atravesando los términos de Poveda de la Sierra, Peñalén, Zaorejas, Huertapelayo y Armallones, con el famoso y extraordinario paraje natural junto al Tajo del Hundido de Armallones.

Además de la medieval e histórica Sigüenza, la Ciudad del Doncel, destacan como enclaves importantes de Las Serranías los municipios de Valverde de los Arroyos, Majaelrayo, Campillejo y Campillo de Ranas, localidades emblemáticas de la denominada Arquitectura Negra de Guadalajara, una de las muestras de arquitectura popular mejor conservadas de Europa. Del mismo modo, resaltan las poblaciones de Albendiego, Villacadima y Campisábalos, puntos álgidos de la conocida ruta del Románico Rural de Guadalajara. Finalmente, la villa medieval de Atienza, donde puede encontrarse una de las compilaciones románicas más completas de toda Castilla.

El Señorío de Molina

Cierra la geografía provincial con una extensión de unos 3.000 kilómetros cuadrados, constituyendo una comarca con una personalidad histórica y geográfica muy acusada. Geográficamente, se trata de una sucesión de páramos altos, con una altitud media de 1.200 metros, y valles que, al sur de su territorio, se encajonan entre impresionantes farallones rocosos, labrados a lo largo de los tiempos por la bravura de ríos como el Tajo, que conforma una sucesión de hoces fluviales de extraordinaria belleza, siendo uno de los grandes tesoros de la biodiversidad de nuestro país. Desde el año 2000 está declarado como Parque Natural del Alto Tajo.

Mención especial merece igualmente otra de las zonas más pintorescas del Señorío, como es el Barranco de la Hoz, horadado por el río Gallo de forma espectacular a lo largo de siglos. Al pie de los escarpes se sitúa el bello y recóndito Santuario de Nuestra Señora la Virgen de la Hoz, verdadero símbolo religioso de toda la comarca.

Molina de Aragón es el eje geográfico, histórico y económico del Señorío de Molina. Conjunto histórico-artístico, su pasado  medieval se percibe fácilmente recorriendo sus calles y plazas. Otras relevantes poblaciones de la comarca son Checa, Chequilla, Villel de Mesa, Embid, Mochales, Campillo de Dueñas (con su afamado castillo de Zafra), Orea (el municipio situado a mayor altitud de Castilla-La Mancha, 1.495 m.) y Peralejos de las Truchas, uno de los puntos más emblemáticos del Alto Tajo.